25 octubre, 2010

Hojiblanca calienta el mercado del aceite de oliva

La mayor cooperativa oleícola del mundo tiene la oportunidad de entrar en el capital de SOS, el mayor vendedor de este producto

En los dos últimos años, el precio del aceite en origen sólo ha estado cuatro meses en niveles rentables para los 22.000 olivareros malagueños. Es algo fácil de comprobar cuando se repasa la cotización de este alimento, puesto que el umbral a partir del cual el aceite supera el coste de producción en la mayoría de las explotaciones que hay en la provincia es 2,2 euros por kilo de virgen extra, según Asaja. Actualmente se está pagando a 1,92 euros por kilo y el temor de los agricultores es que los precios se desplomen aún más cuando comience la recogida de la aceituna. Para eso queda apenas un mes.
Según la ley de la oferta y la demanda, esto no debería estar ocurriendo, ya que el consumo de aceite de oliva está batiendo récords a nivel mundial y España ha disparado sus exportaciones. Además, las previsiones para la campaña que está a punto de empezar apuntan a un descenso de producción. Pero el mercado oleícola no es tan simple: existen otros factores en juego. El fundamental es el desequilibrio entre los que compran y los que venden: los primeros, concentrados hasta el punto de que cinco empresas se reparten la mitad del mercado; los segundos, atomizados de forma que en un mismo pueblo se suele dar la circunstancia de que haya dos cooperativas diferentes.
«Si hay dos mil vendiendo y cinco comprando, la capacidad de negociación la tienen los cinco». Así resume el gerente de Hojiblanca, Antonio Luque, la raíz de los problemas de su gremio. «Los productores no debemos echar la responsabilidad de los que nos está pasando a los demás. Los compradores están haciendo sus deberes, se están concentrando cada vez más, mientras que en el lado de la producción la atomización es demasiado grande», razona. Según él, concentrar la oferta es el único futuro que tiene el olivar andaluz. «En Hojiblanca hemos hecho y seguimos haciendo un trabajo importante para unificar al sector, pero es lento», reconoce.
Pero puede que exista un atajo para que los productores andaluces de aceite de oliva consigan más poder en el mercado. Y pasa por la ampliación de capital que el Grupo SOS aprobará, previsiblemente, el próximo 29 de octubre. Se trata de una oportunidad única para entrar en el accionariado –y, lo que es más importante, en el consejo de administración– de la empresa que es líder mundial de ventas de aceite de oliva, con marcas como Koipe, Carbonell o Bertolli.
Esta posibilidad no ha pasado desapercibida en Andalucía. Y Hojiblanca, su mayor cooperativa oleícola, es una de los candidatos a ocupar un nuevo sillón en el consejo de SOS. Así lo han reconocido sus responsables en un comunicado dirigido a la CNMV. «Desde hace tiempo, Hojiblanca viene manifestando su interés en estudiar su posible participación en SOS», reconoce la empresa en su nota al regulador. «Hojiblanca, como empresa cooperativa de productores, está obligada a estudiar una operación en este sentido», añade.
Oportunidad única
El interés de la operación para el mayor grupo oleícola andaluz está claro: participando en la toma de decisiones de SOS, su aceite tendrá las puertas de la comercialización abiertas. Sería el primer paso serio del sector productor para ganar poder en la cadena de suministro. El gerente de Hojiblanca, que a la sazón es presidente de la Federación de Cooperativas Agrarias de Andalucía, reconoce que éste es «un proyecto ilusionante para el futuro del sector». «Es una empresa estratégica para Andalucía y es una oportunidad que nunca va a volver a pasar», reconoce Luque.
Sigue:diariosur.es