30 junio, 2008

Una cena a la alemana con aceite de oliva

Visto que a 'la Roja' parece haberle sentado muy bien la doble ración de ensaladilla rusa que le han servido en Austria, parece que compensa no cambiar el estilo del último plato del menú y seguir con algo parecido; los alemanes también tienen sus ensaladas, que también son fáciles de preparar y están bastante buenas.

Para poner durante el partido les sugiero dos posibilidades. La primera, una típica ensalada de patatas, llamada "Kartoffelsalat". Lo primero que tendrán que hacer será cocer en agua con sal un par de kilos de patatas, limpias pero sin pelar. Les llevará una media hora. De todos modos, comprueben que están cocidas pinchándolas con un tenedor y, si están, escúrranlas y déjenlas enfriar.

Mientras lo hacen, piquen una cebolla pequeña y un par de pepinillos en vinagre, lo más fino que puedan, y resérvenlos. Ahora mezclen en un bol dos partes de aceite de oliva con una de vinagre (de Jerez, mejor), otra del líquido del tarro de los pepinillos, media cucharada de mostaza, sal y pimienta. Ya tibias las patatas, pélenlas y córtenlas en rodajas. En una ensaladera, incorpórenles la cebolla y los pepinillos y alíñenlas con la vinagreta; la costumbre es añadir también un poco de caldo caliente. Mezclen todo con cuidado de no romper las patatas, déjenlas reposar al menos una hora a temperatura ambiente... y adentro. Es plato para una buena cerveza, sea alemana o no.

La de patatas es una ensalada muy básica. Más enjundia tiene la "Heringssalat" o ensalada de arenques, que, como la anterior, es un clásico en los restaurantes alemanes en España, e incluso puede encontrarse ya preparada en tiendas gourmet, aunque es muy fácil de hacer. Encima será alemana, pero tiene color tirando a rojo, así que...
sigue: eurocopa2008