04 enero, 2008

El aceite de oliva recupera precios «rentables»


En enero llega a los 2,62 euros el kilo, que no alcanzaba desde mayo de 2007 El sector asegura que con el coste actual se puede tener margen de beneficio.

Dos regalos han recibido los olivareros como adelanto al día de los Reyes Magos. Por una lado, las ansiadas precipitaciones, que han sido la mejor noticia de las últimas semanas en el campo. Las imágenes ciertamente desoladoras de pantanos prácticamente vacíos, de campos con la tierra cuarteada por la sequía y de ríos y arroyos secos han dado paso a varios días de lluvias. Cierto es que con la cantidad caída no se ha remediado la falta del líquido elemento, pero al menos ayuda a dar más verdor al campo, revitalizar los cultivos y animar a los agricultores.

La otra buena noticia es que el precio del aceite de oliva sube su precio desde hace unas semanas de forma leve, pero constante. A día de ayer, el coste medio del caldo se situaba en los 2,62 euros el kilo en origen de media. Pero a esta cifra se ha llegado después de meses de bajadas en el coste del jugo. De hecho, según los últimos datos aportados por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el aceite de oliva ha bajado su precio un 18 por ciento en los últimos doce meses. En cambio, el jugo de girasol ha seguido un camino totalmente inverso, ascendiendo hasta un total de 29,33 por ciento en el último año. Pese a que esta coyuntura puede beneficiar en parte al oleicultor, debido a que algunos consumidores podrían incluir en su cesta de la compra el de oliva en vez del girasol al ser de más calidad y acercarse en los costes, no es una situación completamente positiva para el agricultor.

De hecho, el sector siempre ha mantenido que el precio razonable para comercializar el 'oro verde' a granel se encuentra entre los 2,5 y los 3 euros en origen, de forma que el agricultor pueda obtener un margen de beneficio una vez que haya tenido que invertir su dinero en la recolección y la molturación. De otra manera, si el aceite se mantiene en índices muy bajos, los profesionales del campo aseguran que su economía se resiente y que afecta de forma notable a su renta.

Evolución

En los últimos meses, el kilo de aceite en origen se había mantenido en el 2,30 euros el kilo, llegando incluso a los 2,29 euros que se podían encontrar en las almazaras. La última vez que alcanzó un precio similar al que se puede encontrar a día de hoy fue en los primeros días de mayo, cuando se cotizaba por 2,62 euros el kilo. No obstante, hay que resaltar que durante todo el año los precios se han mantenido en esta media e incluso hace justo un año se vendía a 2,42 euros/kilo. Habrá que esperar ahora a ver cómo evoluciona el mercado que, sin duda, se dejará influenciar por la producción que finalmente se recoja a lo largo de la actual campaña, así como la meteorología y la demanda tanto interna como de otros países consumidores de aceite de oliva.
Por CARMEN CABRERA para ideal.es